aprenda joyería

Los mejores amigos de las mujeres son los diamantes. (Marilyn Monroe)

Nunca he odiado a un hombre tanto, como para devolverle sus diamantes. (Zsa Zsa Gabor)

Los tejidos en joyería

En el post anterior hablamos sobre el empleo de varias técnicas en el trabajo para obtener nuevos productos, en esta ocasión tocaremos el tema alternativo de los tejidos con hilos de cobre,  plata u alambre de colores para realzar el producto,  para eso Ud. debe fabricarse su propio mini telar casero y dedicarle muchas horas, desde luego que para lograr cosas bellas le va a tomar un  tiempo y perdida de algún material si Ud. persevera obtendrá resultados óptimos.


Estos tejidos se pueden aplicar en dijes, puñeras, aretes, anillos, etc. Solo es cuestión de ingenio y los resultados serán muy vistosos, diferenciándose mucho de los productos habituales que desarrolla ya no solamente en plata mate, brillante o quemado,  sino en varios colores de alambre, apropósito más adelante publicaremos contenidos  sobre el tema de coloración de metales.

En el taller todo es ingenio, uno mismo debe fabricarse su propia herramienta por eso es indispensable un esmeril para poder fabricar moldes, pinzas, tornillos, la herramienta exacta que Ud. necesita para desarrollar el trabajo, no lo encontrara en la tienda sino en la habilidad de obtener los “hechizos “ mirando los catálogos de herramientas propios de la joyería, que desde luego cuestan caro y demoran en llegar desde otros continentes, un maestro joyero me contaba que estaba trabajando un lote de aretes de gatitas caladas (ya veo que me prendí de las gatitas) y que los ojitos eran muy pequeños y él se fabricó un buril solo limando un destornillador que ya no usaba dándole la forma de almendra a la punta,  similar a un ojo,  con solo dos golpes las gatitas ya tuvieron sus ojos, le digo todo esto porque en línea Ud. encontrará infinidad de ideas para armar su telar casero de acuerdo a su necesidad y economía, los hay desde muy simples hasta más elaborados.

Y la tarea de los tejidos  NO le encargue a la abuelita, con el argumento de que en sus tiempos  ellas eran expertas tejedoras, a pesar que ellas mismas se van a ofrecer para hacer estas maravillas y sentirse útil. Por favor dejen en paz a la NONNA.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada