aprenda joyería

Los mejores amigos de las mujeres son los diamantes. (Marilyn Monroe)

Nunca he odiado a un hombre tanto, como para devolverle sus diamantes. (Zsa Zsa Gabor)

Los Temores de la Joyería Informal

La procedencia de la materia prima e insumos, la adulteración de la calidad y el plagio de modelos y marcas de joyerías famosas son los temores que aquejan a la joyería informal.
La parlamentaria Cenaida Uribe nos da el ejemplo al comprar un hermoso florero estilo florentino de plata con una FACTURA valorada en 20 mil soles en una conocida tienda de platería, para un regalo al Presidente de la Organización Deportiva Panamericana,
 el dinero empleado no fue el suyo, sino del Estado Peruano. Si, de todos nosotros.
Con el objetivo de ejercer algún control a la producción de la minería ilegal, hace unos días las autoridades fueron a las joyerías del Mercado Central pidiendo facturas de las joyas y por la noticias nos enteramos de decomisos por el desconocido origen de las materias primas sin sustento de documentos de compra.

Ante estos hechos las tiendas han empezado a pedir factura a los talleres quienes en su mayoría no tributan y esto atemoriza a muchos pequeños talleres.

Otro aspecto importante que atemoriza es que muchos talleres tendrían problemas si se ejerce un control sobre la calidad de los productos que no obedecen a los estándares de calidad que marca cada joya pues dice 925 o 18 Kt. y que difiere mucho del sello. Se acostumbra trabajar con “chafalonía” o adulterar conscientemente el material para obtener jugosos dividendos.

Otro aspecto que causa temor en la joyería informal es que muchos de ellos trabajan muy “frescos” copiando el modelo e incluso el sello de “marca” descaradamente de marcas importantes, pequeños talleres que se sienten más cómodos fabricando modelos de mucha aceptación, que crear un modelo por más bonito que sea  y que nadie compre, si se diera  un control al respecto gran parte de joyas seria decomisado como sucede en Europa o en E.E.U.U.

También existe preocupación en que unos talleres copian a otros, debería existir una Oficina de Patentes de poco tramite y a precios justos que protejan las creaciones de los maestros joyeros.

La solución es muy sencilla, si nos formalizamos ganaríamos algunos beneficios como: Facilidades para la compra de insumos de calidad, compra de equipos y nueva tecnología para el taller financiado por los bancos, ganar nuevos mercados en el mundo y sobre todo hacer conocido nuestra marca que es el ideal de cada fabricante y así poner de moda nuestros modelos, nos tomara mucho tiempo y esfuerzo pero debemos tener este norte, ¡Manos a la obra!

A propósito del tema les hare una pregunta, ustedes saben ¿Cuál es la diferencia entre PANICO y SUSTO?, ¿No lo saben? Pues les diré: SUSTO es cuando nuestra esposa nos dice: ¡mi amor estoy embarazada!  Y  PANICO es cuando te dice lo mismo tu secretaria. Je, je, je, je, je, je, je..……..................................¡¡Eso ya lo viví!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada